Juro que te besé.

Miré tus palabras en el monitor

y me llegaron al alma,

extraña sensación

de escuchar sin sonido,

de sentir sin contacto,

de comprender sin miradas…

Miré tus palabras y su sonido

me llevo a historias no escritas,

a experiencias no vividas,

a sueños de fantasía…

Miré tus palabras y en mis oídos

resonó un bello canto,

un susurro seductor,

un breve llamado a la inconciencia…

Y dejé volar la imaginación

sin freno, sin restricciones,

simplemente me perdí

en la poesía, el amor y el deseo…

Mis ojos se cerraron,

con la resonancia

de la palabra escrita en mis oídos,

imaginaba tus labios mientras

mis dedos apenas los rozaban

hasta que un beso

suave y tierno salió de mis labios…

¡Juro que te besé!,

juro que la experiencia fue real,

juro que robe un beso a tus labios

por medio de la imaginación,

la sensación y la palabra escrita…

Y esa palabra

no estaba dedicada a mí,

sin embargo,

la robe de los hilos de la virtualidad

y la hice mía.

Una experiencia así,

marca una diferencia,

y para mi tú eres diferente

aunque virtual o realmente

tú, no lo sabes…


Deja un comentario